Tus palabras podrían determinar su futuro

Mariana Cabral

Psicóloga experta en educación y Psicología Positiva at SmartEmotion

Latest posts by Mariana Cabral (see all)

La comunicación es un proceso que se inicia en el momento en el que llegamos al mundo. De nuestra madre recibimos las primeras palabras de nuestra vida, y a través de ellas, tenemos la capacidad de sentirnos amados y protegidos.

El futuro de tu hijo/a podría estar determinado por las palabras que uses en su educación en la primera infancia

El proceso de comunicación involucra dos grandes elementos, que son el lenguaje verbal y el lenguaje no verbal. El primero se refiere a la comunicación oral, al uso de la palabra, la entonación, el volumen y velocidad, el segundo, movimientos corporales y gesticulaciones.

Existe un elemento muy importante en el proceso de comunicación que podría estar determinando el éxito futuro de los niños y niñas: Las palabras que usamos.

Las palabras limitan

Los padres buscamos en todo momento dar a nuestros hijos la mejor educación, protegerlos y darles lo mejor, sin embargo, en ocasiones a través de nuestro lenguaje y las palabras que usamos para expresarnos conseguimos lo opuesto.

Las palabras que usamos para describir situaciones, lugares, personas, opiniones y estados de ánimo, muchas veces se encuentran invadidas de palabras negativas, y sin darnos cuenta a través de ellas estamos generando en nuestros hijos miedos, dudas y poca confianza en sí mismos.

Nos tomará tan solo unos instantes recordar que frases usamos cuando él o ella se encuentran en un parque intentando subir a un juego a que parece arriesgado.

-¡Cuidado!

-¡Te vas a caer!

-¡Bájate de ahí!

Obviamente en estas palabras se encuentra implícito todo el amor, protección y cuidado que los padres queremos dar a nuestros hijos/as, sin embargo, lo que le estamos transmitiendo, es totalmente lo contrario, estamos generándoles un sentimiento de minusvalía e incapacidad, y lo que queda registrado en su mente es:

¡No asumas un riesgo!

¡Eres incapaz de hacerlo!

¡Aléjate de nuevas experiencias que no estas capacitado!

En un simple ejemplo puedo demostrar cómo el poder de las palabras en ocasiones pueden dañar más que ayudar a nuestros hijos.

Visualicemos el impacto de nuestras palabras en un futuro, que sucederá cuando quiera buscar un trabajo, o cuando tenga la intención de emprender, o bien cómo será su reacción cuando algo no haya salido como esperaba. La respuesta es muy clara, tenderá a magnificar la negatividad del suceso, y a preferir no salir de su zona de confort.

El lenguaje positivo puede cambiar su futuro

Pero no te preocupes, tengo una buena noticia para ti, nunca es tarde para hacer una modificación a nuestro lenguaje y la forma en la que nos comunicamos. A través de un pequeño cambio en las palabras que utilizamos podemos convertir nuestro amor y necesidad de protección en la mejor herramienta para un futuro exitoso de nuestros hijos.

Vamos a reflexionar sobre las siguientes frases:

Lenguaje Limitante Lenguaje positivo
¡No te subas! Yo sé que puedes hacerlo, solamente mantente atento en todo momento
¡Te vas a caer! En caso de que te caigas, trata de caer de la mejor forma, todo estará bien
¡Bájate de ahí! Inténtalo, será una gran experiencia
¡Cuidado! Me mantendré cerca de ti por si necesitas de mi ayuda

El lenguaje positivo busca dirigir nuestra voluntad hacia el aspecto favorable de las cosas y de la vida.

Las palabras positivas son capaces de cambiar estados de ánimo en milésimas de segundos» (Castellanos, 2016)

Te invito a partir de hoy a cambiar aquellas palabras que sueles usar, por unas que le generen un sentimiento de confianza y seguridad, recuerda que su primera infancia puede predecir su éxito futuro, lo que programes en su mente hoy, será lo que controlará el día de mañana su mente y sus acciones.

Imagen extraída del libro «La ciencia del lenguaje positivo».

 

Referencias:

Castellanos, L. (2016) La ciencia del lenguaje positivo. Paidos. Barcelona.

3 thoughts on “Tus palabras podrían determinar su futuro”

  1. Los padres son los causantes de los miedos de los hijos..ojala aplique esta tecnica en escuelas
    cambiemos el sistema. Excelente articulo maestra Mariana Cabral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *