Eduquemos en Igualdad con Inteligencia Emocional

Susana Perez

Susana Perez

Liderazgo emocional en femenino
Asociación Mujeres 8 de marzo
Susana Perez

“Si buscas resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo”  Albert Einstein.

En la lucha por igualdad, hemos avanzado mucho en estos siglos. Desde que a Olympe de Gouges la guillotinaron en Francia por la Declaración de los derechos de la Mujer y de la Ciudadana, la mujer ha ido consiguiendo su espacio en todos los ámbitos de la vida. Y en la mayoría de países, en teoría es así. Digo en teoría porque las cifras son estremecedoras y nos recuerdan que la igualdad entre el hombre y la mujer no es una realidad completa.

  • Corresponsabilidad: trabajamos de media en casa 2hrs más que los hombres
  • Brecha salarial: cobramos 15% menos, desde el 8 de noviembre trabajamos gratis
  • Violencia género: en septiembre son ya 33 mujeres asesinadas por sus parejas, casi 1000 desde 1 enero 2003
  • Violencia entre los adolescentes: 1700 chicas entre 14 y 17 años viven protegidas ante la violencia de género de sus noviosTecho de cristal: solo el 5% de mujeres llegan a CEO de las empresas

¿Y qué vamos a decir de la horrible historia de La Manada y la injusticia hacia Juana Rivas?

Avanzamos tres pasos pero también retrocedemos uno, y el camino en ocasiones es agotador y tortuoso. Hagamos entonces las cosas diferentes, para avanzar definitivamente en el camino hacia la igualdad.

Hace siete años tuve mi primer hijo y mi visión del mundo se transformó. Fue un proceso duro donde me pregunté muchas, muchas cosas. En este tiempo y tras el nacimiento de mi segunda hija, he visto la importancia de la educación en la infancia, desde la base. EDUCACION en mayúsculas con Inteligencia Emocional (IE). Hoy en día, en muchas escuelas se aplica la IE en las asignaturas y cada vez mas en casa, utilizamos sus principios en la educación de nuestros hijos. Si los resultados en los comportamientos de los niños son tan fructíferos, ¿no podríamos aplicar la IE en la lucha que hombres y mujeres hacemos por la igualdad ya que las emociones intervienen en gran manera en las desigualdades? Por ejemplo, a las mujeres se nos enseña desde pequeñas a ocultar la rabia y el enfado, a parecer siempre contentas.

Los beneficios que obtenemos al vivir con IE es un aumento de la autoestima, equilibrio emocional, relaciones más saludables y sanas. También nos proporciona estrategias positivas ante el estrés y la tensión, conoceremos las emociones del otro, manejaremos mejor el conflicto. ¿Nos suena como situaciones que se crean en momentos de desigualdad de género?

¿En qué consiste educar en Igualdad con Inteligencia Emocional?

Daniel Goleman dice:

 “La inteligencia emocional es la capacidad de reconocer, aceptar y canalizar nuestras emociones para dirigir nuestras conductas a objetivos deseados, lograrlos y compartirlos con los demás”.

Ahora sabemos que la emoción interfiere con la razón y que la razón modifica a la emoción, no se pueden separar. Nuestras emociones son moldeables y podemos educarlas con las prácticas adecuadas.

¿Cómo entonces nos ayuda las competencias de IE en los conflictos relativos a la igualdad? Vamos a revisarlas una a una, por supuesto cualquier trabajo más profundo habría que consultar a un experto de IE que nos ayudará con muchísimas herramientas y recursos.

1) Sácalo a la luz

Consiste en elevar a un plano consciente las emociones. Las personas que poseen esta capacidad están en sintonía con sus sentimientos, conocen cómo les afectan y los usan conscientemente para tomar decisiones.

Ante una situación injusta, cuando algo no nos guste, sintamos que nos enfadamos, estamos tristes… digámoslo con respeto y asertividad pero digámoslo. Un ejemplo muy ilustrativo es cómo el colectivo LGTBI han trabajado en la transformación de la vergüenza en orgullo.

Tenemos que llegar a ser capaces de describir nuestro cuerpo y nuestra mente con detalle, incluida la respiración, la transpiración, el desasosiego, la falta de concentración, los pensamientos inquietantes, el contenido de esos.

Es fundamental poner nombre a las emociones: alegría, tristeza, miedo, asco, enfado. ¿Tiene miedo la mujer ante un marido que la maltrata o la chica a un novio que la acosa? ¿Está enfadado el joven porque la chica lo ha dejado harta de sus tonterías? Reconozcamos esas emociones, pongámosle nombre, dibujémoslas en un papel. Saquemos a la luz la emoción.

2) Regulación emocional. Maneja las emociones de forma adaptativa.

En la igualdad, la regulación de las emociones es básico. Ejemplo una chica que se siente discriminada, o víctima de un micromachismo. Un hombre que siente rabia porque su mujer va muy guapa. Esta competencia no implica bloquear las emociones sino modularla con la técnica que mejor nos funcione.

  • Distracción: desvincúlate de la emoción negativa centrando tu atención en pensamientos neutrales.
  • Piensa en tu futuro inmediato: de esa manera salimos del círculo vicioso de la emoción negativa que da pensamientos negativos.
  • Meditación: con una meditación diaria de 20 minutos podemos reducir hasta un 39% la ansiedad.
  • Escribir un diario de tus emociones

3) Motivación. Pasión por las metas

La motivación a alcanzar nuestro objetivo es el motor para movernos hacia él. En cambio el miedo nos paraliza y nos bloquea. Cuando sintamos miedo, pensemos que de alguna manera nos está impidiendo llegar donde queremos. Una de mis frases favoritas es ¿Qué harías si no tuvieras miedo?

4) Empatía. Ponte en su piel

La empatía es la capacidad de comprender lo que otras personas sienten (ej. cuando alguien se siente triste). Una sociedad empática es más permisiva y tolerante, más respetuosa con los derechos de todos, no establece formas de vida mejor o peor, ya que se basa en la aceptación y el respeto siempre que no se haga daño a los demás. Un mundo más empático nos llevará a un mundo mejor, más en paz, menos violento, y más inclusivo donde todos tengamos cabida independientemente de quienes somos, y de dónde vengamos.

5) Gestión de relaciones. Escucha, habla, confía

Se ha comprobado que cuando expresas tus emociones las personas te perciben como alguien más honesto y en quien confiar.

En el caso de una mujer maltratada, al hablar, al compartir las emociones, creamos espacios de sonoridad entre mujeres que ayuda en muchas situaciones a salir del aislamiento.

Los niños son esponjas y me maravilla ver cómo al enseñarles estos principios básicos y trabajar y vivir en ellos, los resultados en sus comportamientos y su relación con la igualdad es tan sana. ¿En qué momento todo empieza a torcerse y las mujeres vivimos con miedo, sintiéndonos inferiores y los hombres pensando que están por encima de nosotras? Mi visión y mi esperanza es que podemos crear raíces fuertes desde pequeñitos educando con Inteligencia Emocional.

Al fin y al cabo, muchos de los conflictos de igualdad, tienen en sus causas pura emoción, ¿no crees?

 

Referencias:

Boyatzis, R. E., Goleman, D., & Rhee, K. (2000). Clustering competence in emotional intelligence: Insights from the Emotional Competence Inventory (ECI). Handbook of emotional intelligence99(6), 343-362.

1 thought on “Eduquemos en Igualdad con Inteligencia Emocional”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *